viernes, 27 de noviembre de 2009

Árboles Botella. Madagascar.

Comentar una paisaje.
LOS ÁRBOLES BOTELLA DE MADAGASCAR.
Fotografía: Bernard Gagnon.

Madagascar es la isla más grande de África y la cuarta del mundo (después de Groenlandia, Nueva Guinea y Borneo). Su extensión es de 587.000 km2, es decir, un poco más grande que España. Esta isla se "separó" de África hace millones de años, lo que dio lugar al aislamiento de sus especies animales y vegetales, que evolucionaron de manera separada. Hoy en día, su flora y fauna son de las más originales del Mundo. El 80% de sus especies naturales son endémicas, es decir, que solo viven allí. Entre estas especies destaca el famoso árbol botella o baobab de Madagascar (Adansonia grandidieri). Este árbol crece en la zona oriental de la isla, una zona con clima tropical seco, ya que posee una larguísima estación sin precipitaciones junto a un corto periodo de lluvias torrenciales. Para adaptarse a esta dura situación, estos árboles convirtieron sus troncos en auténticos "almacenes de agua" , lo que les da la característica forma de botella. Los lugareños los consideran sagrados. Utilizan su piel para hacer tejidos, pero sin dañar el árbol. También comen su fruto, que tiene un sabor muy dulce. Hay muchas leyendas populares ligadas a estos extraños árboles. La población de la zona cree que albergan espíritus, y es habitual encontrar ofrendas a los pies de los troncos. Según otra vieja leyenda, estos árboles surgieron por una venganza de los dioses. Un árbol muy hermoso presumía de ser lo más maravilloso de la creación. Los espíritus de la naturaleza, ofendidos por su falta de humildad, le castigaron con un cruel destino. A partir de ese momento, ese árbol y sus descendientes crecerían al revés, y por tanto sus raíces se verían en la parte superior. Esta leyenda trata de explicar su extraño aspecto, con un tronco enorme y unas ramas insignificantes. Como otros muchos parajes naturales del planeta, los bosques "botella" de Madagascar se encuentran muy amenazados por el cambio climático, la contaminación del entorno y la necesidad de nuevas tierras de cultivo para la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario