jueves, 3 de diciembre de 2009

SAHARA OCCIDENTAL

SAHARA OCCIDENTAL, EL PUEBLO IGNORADO.

El Sahara Occidental es una banda de terreno situado en la costa occidental de África. Mide 266.000 km2, el equivalente al triple de la extensión de Andalucía. Es uno de los terrenos más desérticos del mundo. Las cantidades de agua natural son prácticamente despreciables, por lo que la vida nómada ha sido una de las características históricas del territorio. Durante toda la Edad Media, los sultanes que gobernaban en Marruecos convirtieron este territorio sin apenas población en un vasallo. Pero la escasa población del Sahara no se identificó nunca con el dominador, ya que su lengua y sus costumbres eran diferentes, aunque fueron islamizados. La penetración de los bereberes blancos, junto a la islamización, generaron un repliegue de la primitiva población negra, que huyó hacia el sur. El interés de España por el territorio, fue muy temprano. Ya en el siglo XV, el gobernador de Lanzarote lanzó una expedición hacia el territorio y fundó un fuerte, que fue destruido por el sultán de Marruecos. La derrota de Marruecos frente a España en 1860 y la posterior Conferencia de Berlín sobre África (1885) significó el reconocimiento internacional de la soberanía española. España introdujo las primeras obras públicas en el territorio y el idioma castellano. Hasta 1934 no se logró el dominio efectivo de todo el territorio. En 1975, cuando España atravesaba un momento delicadísimo con un dictador agonizante, el rey de Marruecos Mohamed V lanzó una marcha civil contra el territorio (Marcha Verde). Los militares españoles no se atrevieron a responder militarmente, ya que la situación política de España se podía agravar enormemente con un conflicto armado. En los acuerdos de Madrid del mismo año, el gobierno español cedía el control del territorio a Marruecos y Mauritania. La población local no apoyó en ningún momento este tratado, y veían a los nuevos gobiernos como opresores. El Frente Polisario, fundado en 1973, proclamó la República Árabe Saharaui Democrática, y lanzó una ofensiva militar que derrotó a Mauritania (país que renunció a su parte del territorio). Pero Marruecos continuó con la ocupación, con apoyo de EEUU. Desde entonces, el enfrentamiento entre Marruecos y el Frente Polisario ha arrojado miles de víctimas. El gobierno marroquí decidió la construcción de un muro que atraviesa el territorio. Más de 100.00 saharauis (la mayor parte de la población), tuvieron que optar por vivir bajo la opresión de un gobierno ilegal que no aceptan, o refugiarse en los campamentos de Tindouf (Argelia). La ONU decidió intervenir en el territorio y enviar una misión (MINURSO), tras el alto al fuego de 1991. En la misma ONU, se ha votado y reconocido en varias ocasiones el derecho a la autodeterminación del pueblo saharui. Pero el gobierno de Marruecos no lo reconoce y solo acepta la anexión. En los últimos años, Rabat ha planteado la posibilidad de una autonomía parcial, pero núnca ha explicado de manera directa cuál sería el modelo. En todos estos años de dominación, el gobierno marroquí ha tenido tiempo de alterar la composición demográfica del territorio, llenando el Sahara de marroquíes que dicen ser saharauis. El motivo es el posible referéndum de autodeterminación planteado por la ONU. El descubrimiento de inmensos recursos mineros (fosfatos) ha reafirmado a Marruecos en su intención de no ceder el territorio bajo ningún concepto. La represión en el Sahara Occidental ha sido tremenda, como ha denunciado en muchas ocasiones Amnistía Internacional y el Parlamento Europeo. España, que tiene una enorme responsabilidad con el pueblo saharaui por ser la ex potencia colonial, ha planteado una política muy tibia. Los sucesivos gobiernos españoles siempre han antepuesto las buenas relaciones con Marruecos (de quien depende la política contra la inmigración ilegal y la pesca) frente a los legítimos derechos del pueblo saharaui. Sin embargo, el pueblo español siempre ha mostrado una notable simpatía por los saharuis. Muchísimas ONGs e instituciones locales y autonómicas, colaboran con los refugiados de Tinduf, aportando ayuda humanitaria. La República Árabe Saharui Democrática, ya ha sido reconocida por 82 estados y la Liga Árabe. Pero como sucede en muchos otros casos, España y la Unión Europea no han estado a la altura de las circunstancias.
Mapa: National Geographic

No hay comentarios:

Publicar un comentario