domingo, 30 de enero de 2011


Una imagen
AHORA EGIPTO
La revuelta tunecina se ha extendido por varios países de mundo árabe. Varios jóvenes se han inmolado en Egipto y Marruecos, imitando el gesto del joven tunecino que provocó el estallido en su país. Pero los sucesos más graves se están dando en Egipto. Hay fuertes protestas en El Cairo, Alejandría y Suez. Se cree que hay ya más de cien muertos. En las protestas predomina la gente joven de las grandes ciudades y es fácil ver mujeres. Este estallido del mundo árabe está dejando sorprendido al mundo entero. El gobierno americano llama a la calma y Europa calla. Es posible que los jóvenes manifestantes de los países musulmanes estén inaugurando una nueva era de democracia que nadie esperaba. Toda una lección para los que veían en el Mundo Árabe un desierto estéril para la democracia. Pero también se podría estar abriendo camino al integrismo islámico, que vivía perseguido y en la clandestinidad en el Magreb. Este islamismo podría aprovechar la revuelta de los jóvenes pidiendo democrácia para acabar creando una república islámica, como se hizo en Irán. No faltan incluso (dentro del mundo árabe) los que acusan directamente a Washington de estar detrás de estas revueltas, cosa que resulta incomprensible, ya que los dictadores del Magreb son sus aliados naturales. También está en el punto de mira la cadena árabe Al-Jazira, a la que se acusa de instigar las protestas. Los jóvenes árabes han utilizado internet y las nuevas redes sociales (como Facebook) para organizar las manifestaciones. Las mujeres están participando activamente. Y ojalá estas mujeres logren un sistema democrático que no las condene a vivir encerradas en sus casas o marginadas ante la ley, como ya sucede en Irán. Si esto es una revolución auténtica... ¡bienvenida la revolución!
Imagen. Manifestante en El Cairo. Goran Tomasevic (Reuters)

No hay comentarios:

Publicar un comentario