miércoles, 2 de marzo de 2011

Historia Contemporánea de Libia.

Historia Contemporánea de Libia.
LIBIA: DE LA REVOLUCIÓN A LA FARSA.

En el momento de escribir estas líneas, el estado libio vive una guerra civil. Muammar el Gaddafi, dictador durante más de cuarenta años, resiste en Trípoli. Los rebeldes, ondeando antiguas banderas de la monarquía libia, han ocupado las principales ciudades del oeste del país y avanzan sobre la capital. El resultado es una catástrofe humanitaria. Miles de ciudadanos libios huyen del país por las fronteras de Túnez y Egipto. Las revueltas comenzaron durante el mes de enero de 2011, como un eco de la caída de Ben Alí en Túnez y Mubarak en Egipto. Cercado por gobiernos rebeldes, la situación en Libia acabó estallando. Las redes sociales como Facebook han jugado un papel sustancial, pero también el descontento de la juventud urbana ante un régimen dictatorial, así como la pobreza que afecta a buena parte de la población. El dictador que dirigió su "revolución" esta participando de manera histriónica en el espectáculo mediático de su propia caída, con apariciones extravagantes y estrambóticas en televisión. Sus hijos, especialmente el ambicioso Saif el Islam, han amenazado con un baño de sangre. En estos momentos, los bombardeos contra la población continuan, mientras los rebeldes tratan de llegar a la capital.

INDEPENDENCIA DE LIBIA

Después de ser provincias del Imperio Otomano durante cuatro siglos, los territorios históricos de Cirenaica y Tripolitania fueron ocupados por Italia. Los italianos habían llegado tarde al reparto colonial debido a su proceso de unificación. La pérdida de Túnez frente a Francia en 1881, fue una humillación para los italianos, que tenían miles de colonos en dicho territorio. En la Conferencia de Berlín (1884-1885) la poderosa Alemania recién unificada obtuvo numerosas ventajas coloniales en África, pero no Italia, que era vista como una potencia débil. La expansión de Italia en África se convirtió en asunto prioritario para su gobierno. En 1912 estalló la Guerra Italo-Turca. El decadente Imperio Otomano no pudo resistir la embestida italiana. Los italianos convirtieron las provincias de Tripolitania y Cirenaica en su colonia de Libia. El territorio no era especialmente rico. La agricultura sólo era posible en las costas, ya que la mayor parte del territorio era desértico. Los nativos fueron expulsados de las tierras fértiles y obligados a trasladarse al interior para dejar paso a los colonos italianos. Esto fue el inicio del odio y la resistencia contra los italianos.
Durante la Segunda Guerra Mundial, Libia se convirtió en un importantísimo campo de operaciones. El África Korps del alemán Rommel intentó doblegar Egipto, pero no lo logró. La derrota de Rommel significó la ocupación de Libia por parte de tropas anglo-francesas. Ni Francia ni Gran Bretaña habían mostrado gran interés en este territorio desértico, por lo que se preparó su descolonización con ayuda de la ONU. En 1951, el viejo jeque Sidi Idris, que había colaborado con los aliados, se convirtió en rey de Libia. Fue uno de los primeros países africanos que lograron su independencia. El nuevo monarca mantuvo una alianza total con los países occidentales, a los que cedió la total explotación de las materias primas. En el interior se gobernó con un sistema medieval que primaba el poder de los clanes tradicionales. Pero los cambios económicos trajeron cambios políticos. Las explotaciones petrolíferas y el influjo de las compañías extranjeras generaron nuevas clases medias urbanas que no se identificaban con una monarquía medieval. Los trabajadores del sector petrolífero, cada vez más numerosos, reclamaban una mejora de sus condiciones laborales.

GOLPE DE ESTADO Y REPÚBLICA DE GADDAFI
En 1969, el ala más izquierdista y nacionalista del ejército derrocó al rey y proclamó la república. El general Gaddafi, un absoluto desconocido, se hizo cargo de la presidencia del gobierno. Desde su cargo, Gaddafi logró el poder absoluto e inició la construcción de un estado que pretendía tener orientación socialista y revolucionaria, conocido como Jamairiya (Estado de las Masas). Este supuesto estado socialista no logró nunca la igualdad y properidad que pretendía conseguir. Comparada con el Egipto de Nasser, la "revolución libia" acabó siendo un fiasco. La política exterior plantó cara a los Estados Unidos y las potencias europeas. El régimen libio colaboró con el terrorismo islámico anti-occidental, además de desplegar una activa política en África, con una intervención a gran escala en Chad. La gota que colmó el vaso fue el atentado contra el vuelo 103 de la Pan Am, que se estrelló sobre la ciudad escocesa de Lockerbie en 1988 y provocó 259 víctimas. Las investigaciones apuntaron al régimen libio como responsable. A pesar de las numerosas amenazas de Estados Unidos, el régimen de Gaddafi se negó a colaborar con la justicia internacional, por lo que fue sometido a todo tipo de sanciones. En 1989, aviones americanos bombardearon las principales ciudades libias, provocando miles de muertos, entre ellos una hija del dictador. Libia intentó iniciar un programa nuclear clandestino que resultó un fracaso. El aislamiento y las sanciones acabaron debilitando a un régimen que subsistía de la venta de petróleo a occidente. En 1999, Gaddafi permitió la extradición de dos ciudadanos libios para que fueran juzgados en Gran Bretaña por el atentado de Lockerbie. Las sanciones se fueron levantando progresivamente. Gaddafi condenó rápidamente los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. Además anunció indemnizaciones para los familiares de las víctimas del atentado de Lockerbie. La vuelta de Gaddafi a occidente se formalizó por la puerta grande. Visitas de Berlusconi, Toni Blair, Jose María Aznar y Condoleeza Rice dejaron claro que ya no era un régimen paria. Fueron años de alianza total con occidente y jugosos contratos del gobierno libio con importantes empresas petrolíferas de España, Francia, Alemania e Italia. Gaddafi se convirtió en el líder estrambótico del mundo árabe. Viajaba con una corte de "vírgenes" y acampaba en su propia jaima en medio de las ciudades europeas. Sus hijos derrochaban dinero en el Casino de Montecarlo o jugaban en equipos italianos de Primera División a cambio de jugosos sobornos. La bandera verde de la "revolución árabe" ya solo simbolizaba la riqueza de la familia Gaddafi.
REBELIÓN CONTRA GADDAFI
El estallido popular árabe de principios de 2011 no podía dejar sobrevivir a Libia. El famoso "Estado de las Masas" no había sido capaz de garantizar la prosperidad de la población. A pesar de que el informe de IDH (Índice de Desarrollo Humano) de la ONU, colocaba a Libia en el puesto 53 (el primero de África) el descontento popular era patente. Una minoría nacida en torno a la familia del dictador controlaba las riquezas del petróleo. Los hijos de Gaddafi hacían una obscena ostentación de sus riquezas en Europa. A día de hoy, todavía no sabemos el desenlace, pero es muy probable que Gaddafi pueda acabar sus días sentado en el Tribunal Penal Internacional por bombardear a su propio pueblo. A día de hoy, las antiguas banderas tricolores de la monarquía sustituyen a las verdes de la "Jamairiya". Y no porque los libios añoren la monarquía. Esta bandera simbolizaba la lucha contra los italianos y, ahora también, la lucha contra la dictadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario